HELSINKI.- El creciente veto de los países occidentales a la compañía china Huawei, a la que Estados Unidos acusa de espiar para Pekín, está despejando el camino a los fabricantes nórdicos Nokia y Ericsson hacia la hegemonía global en el mercado de la telefonía móvil de quinta generación (5G).

Dadas las infinitas aplicaciones y oportunidades de negocio que ofrece, la tecnología 5G se ha convertido en una cuestión estratégica a nivel global, y su seguridad y fiabilidad, en una de las máximas prioridades de los gobiernos.

Se trata de un mercado suculento. Según un estudio reciente de Nokia, la tecnología 5G tiene el potencial de aportar ocho billones de dólares a la economía mundial para el año 2030, en áreas como la automatización industrial, el IoT (internet de las cosas) o los vehículos sin conductor.

Huawei ocupa actualmente el liderazgo mundial en el sector de las redes 5G, con una cuota situada entre el 35 y el 40 %, muy por encima de Ericsson (20-25 %) y cerca del doble de Nokia (15-20 %), según datos de la consultora Dell’Oro.

Sin embargo, hasta la fecha se han sumado al bloqueo estadounidense, además de Suecia, países como Australia, Canadá, Gran Bretaña, Eslovenia y Japón, ya sea por razones estratégicas o por las presiones de la administración de Trump.

EFE

UNION RADIO

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here