El mes anterior, un fiscal de Estados Unidos emitió una orden incautar estos tanqueros de combustible, alegando que los envíos fueron organizados por un empresario iraní afiliado a un grupo terrorista


Las fuerzas navales de Estados Unidos detuvieron a cuatro tanqueros iraníes que trasladaban combustible hacia Venezuela, debido a que implica una violación a las sanciones impuestas por Washington, según dijeron funcionarios estadounidenses al The Wall Street Journal.

Los cuatro barcos, llamados Luna, Pandi, Bering y Bella, fueron detenidos en altamar en los últimos días y son escoltados hacia Houston, según informaron los funcionarios, pese a que un portavoz del Departamento de Justicia declinó hacer comentarios al ser consultado.

El mes anterior, el juez de distrito de Columbia en Estados Unidos, James E. Boasberg, emitió una orden para incautar la gasolina de estos cuatro tanqueros. Según los documentos entregados en la corte, hay aproximadamente 302.502 barriles de gasolina iraní a bordo del buque Bella, 302.522 barriles a bordo del Bering, 259.700 barriles a bordo del Luna y 298.484 barriles a bordo del Pandi que navegan hacia Venezuela.

La orden alegaba que un empresario iraní afiliado al Cuerpo de la Guardia Revolucionaria Islámica -una unidad de élite de Irán catalogada por Washington como grupo terrorista- organizó las entregas de combustible a Venezuela mediante una red de empresas fantasma, con lo que pretendían evitar ser detectados y evadir las sanciones.

 

 

 

Según las coordenadas marítimas, para el momento de la orden, el Bella se encontraba cerca de Filipinas, mientras que el Pandi desapareció del mapa luego de su última ubicación, cuando navegaba entre Irán y los Emiratos Árabes. A los otros dos buques se les había visto por última vez en mayo: al Bering cerca de Grecia y al Luna entre Omán e Irán.

Los funcionarios que declararon al The Wall Street Journal no especificaron en qué zona interceptaron las embarcaciones.

Cabe recordar que el Comando Sur de Estados Unidos desplegó unidades navales en el Caribe a inicios de abril, con la finalidad de detener presuntas actividades de narcotráfico que se efectúan en esas rutas marítimas.

Las fuentes aclararon que no hicieron uso de fuerza militar, pese a no proporcionar ningún detalle sobre el operativo. El año pasado ya se había intentado incautar un barco iraní mediante acuerdos de cooperación judicial que fue detenido en Gibraltar, pero no tuvieron éxito.

En el peor momento

La incautación ocurrió en el peor momento posible para el gobierno de Nicolás Maduro, que afronta una escasez de combustible que no parece ser capaz de combatir, pues la producción de combustible en la refinería de El Palito, paró debido a una falla.

La planta de craqueo catalítico de El Palito quedó fuera de servicio este miércoles 12 de agosto, según informaron trabajadores de la refinería a El Pitazo. Una fuga que se presentó en una de las válvulas de seguridad de la planta condujo al cese del proceso de producción de gasolina. A pesar de que se encuentran en labores de reparación de la avería, no han logrado sustituir la válvula dañada.

Con la paralización de esta planta no hay producción de gasolina de alto octanaje. «La planta de craqueo catalítico es el corazón de la refinería, sin ella no hay gasolina, pero está de «mírame y no me toques» por tantos años de desinversión y falta de mantenimiento», declaró un trabajador.

Venezuela afronta nuevamente una crisis de escasez de gasolina, dos meses y medio después de que el oficialismo recibiera cinco tanqueros de gasolina provenientes de Irán, y anunciara un nuevo esquema de distribución que implicaba venta a precios internacionales con subsidios a los usuarios del sistema patria, que según la vocería chavista, resolvería los problemas de abastecimiento.

TAL CUAL

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here