La defensa ha sido la carta de presentación de Yolmer Sánchez a lo largo de su carrera, pero ahora con los Orioles espera despertar sus dotes ofensivos, tomando en cuenta que Baltimore tiene una reputación amigable con los bateadores.

 

A la defensiva no hay nada que cuestionar del nativo de Maracay, quien conquistó el Guante de Oro como segunda base en 2019 con los Medias Blancas de Chicago. Sin embargo, su average de por vida es de .245, siendo capaz de llegar al doble dígito de jonrones solamente en 2017.

 

Pero ya existen precedentes de infielders que han encontrado su despertar ofensivo en el Camden Yards, hogar de los oropéndolas. Uno de los más recientes casos fue el del también criollo Renato Núñez. Entre 2016 y mediados de 2018 el antesalista solo sumó dos cuadrangulares y bateó para .167. Tras llegar a Orioles en dos temporadas y media sonó 50 vuelacercas y bateó .253.

Otro caso muy similar fue el del cubano José Iglesias, anterior campocorto de Baltimore y actual miembro de los Angelinos de Los Ángeles. Entre 2015 y 2019 Iglesias dejó promedio de .273, mientras que el año pasado con Baltimore tuvo su mejor campaña ofensiva al registrar .373 con 20 extrabases en 39 compromisos.

Las dimensiones del parque de los Orioles son un paraíso para los bateadores y en los últimos años ha quedado en evidencia que jugadores sin mucho renombre han aprovechado para obtener mejores resultados con el madero.

Además, tras el pésimo 2020 que tuvo Sánchez, en el que tan solo disputó 11 partidos con los patiblancos antes de dejarlo en libertad, el infielder venezolano podría tomar esta oportunidad para demostrar que es más que un guante solvente.

Y aunque prácticamente nadie apuesta a que los dirigidos por Brandon Hyde tengan una temporada decente, Yolmer es de aquellos que espera aportar en cada encuentro.

 

“Como jugador, tienes que salir cada día e intentar ganar cada partido. Como jugador, tienes que dar lo mejor y confiar en que puedes vencer a cualquier rival”, dijo Sánchez a CBS Baltimore.

 

Incluso, el haber llegado a un equipo como los Orioles que está en pleno proceso de reconstrucción puede terminar jugando a favor del infielder criollo, quien desde que inició el Spring Training ha sido uno de los peloteros más observados y que ha creado mayores expectativas por lo que es capaz de brindar.

Solo resta esperar que avancen las jornadas para saber si Sánchez se adaptará a un recinto deportivo que lo puede catapultar como más que un camarero o antesalista de manos solventes.

LIDER EN DEPORTES

Dejar una respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here